MENÚ

Boletín Corporativo 26  de Octubre 2018

Ejecución de garantías mobiliarias

La Superintendencia de Sociedades, en Concepto número 220-156297 de octubre de 2018, reiteró que para que opere la modalidad de pago directo en la ejecución de las garantías mobiliarias, éstas deberán pactarse de mutuo acuerdo en el respectivo contrato, entre el deudor y el acreedor garantizado que deseen satisfacer su crédito directamente con los bienes dados en garantía mobiliaria o cuando este último sea tenedor del bien dado en garantía.

En principio, el mecanismo de pago directo para ejecutar la garantía mobiliaria excluye la posibilidad de hacer uso de los demás procedimientos de ejecución judicial y ejecución especial de la garantía.

Ver Artículo


Cancelación de hipotecas en el trámite de liquidación voluntaria

La Superintendencia de Sociedades, en Concepto número 220-156835 de octubre de 2018, reiteró que, para la cancelación de un gravamen hipotecario de una sociedad liquidada, se debe analizar: 

1.  si el liquidador en su oportunidad incluyó la cuenta por cobrar garantizada con hipoteca en favor de la compañía como parte del inventario de activos a liquidar; y

2.  la forma de pago realizada por el deudor.

En caso de no cumplirse lo anterior, eventualmente habría un activo adicional por adjudicar en los términos del artículo 27 de la Ley 1429 de 2010, en cuyo caso, una vez agotado este procedimiento, podría procederse a la cancelación del gravamen hipotecario.

Ver Artículo


     Diferencia entre representación legal y mandato en una sociedad por acciones simplificada

La Superintendencia de Sociedades, en Concepto número 220-156768 de octubre de 2018, reiteró que el representante legal es la persona que de conformidad con las disposiciones legales y estatutarias pertinentes ejerce la representación inherente a las personas jurídicas societarias.

Es un órgano de gestión de la sociedad, lo cual entre otras implica que sea fundamental, inseparable, indelegable y de la esencia misma de la persona jurídica.

El apoderado a su turno sea especial o general, no es en ningún caso representante legal de la sociedad, pues éste responde a la figura del mandatario, que a diferencia del anterior tiene origen en un contrato regulado por el Código Civil.  

Salvo estipulación en contrario, se entenderá que las personas que representan a la sociedad podrán celebrar o ejecutar todos los actos y contratos comprendidos en el objeto social o que se relacionen directamente con la existencia y funcionamiento de la sociedad. Por otro lado, las funciones del apoderado general se determinan discrecionalmente en los términos de las cláusulas contempladas en el contrato de mandato, siendo del caso insistir que así el poder general faculte al mandatario para realizar todos los negocios previstos en el objeto social, en ningún caso defiere o delega la representación en el mandatario.

Ver Artículo


Ver todas las publicaciones