MENÚ

Boletín Corporativo 9 de Noviembre 2018

Conflicto de interés.

La Superintendencia de Sociedades, en Concepto número 220-160102 de octubre de 2018, reiteró que el representante legal que sea a la vez miembro de junta directiva y accionista deberá abstenerse de votar los estados financieros como lo señalan expresamente las normas. 

En tal caso la prohibición goza de la misma salvedad consagrada en relación con la representación de las acciones ajenas, esto es, que los administradores y empleados de la sociedad tampoco podrán votar los balances y cuentas de fin de ejercicio ni las de la liquidación, salvo los casos de representación legal de un tercero.

Ver Artículo


Régimen sancionatorio cambiario

La Superintendencia de Sociedades, en Concepto número 220-157039 de octubre de 2018 reiteró, que efectivamente ante la ocurrencia de infracciones cambiarias, le corresponde a la Superintendencia de Sociedades la aplicación del régimen sancionatorio.

Lo anterior en los términos del artículo 82 de la Ley 222 de 1995, relacionadas con el cumplimiento del régimen cambiario en materia de inversión extranjera en Colombia, inversión colombiana en el exterior y endeudamiento externo, todo de conformidad con el procedimiento establecido en el Decreto 1746 de 1991 que se cumple por conducto del Grupo de Régimen Cambiario. 

En todo caso, de acuerdo con la estructura del referido Decreto, las sanciones pueden ascender al 200% del monto de la infracción cambiaria comprobada, la que de ser procedente se aplicara con observancia estricta del debido proceso, previa formulación de un pliego de cargos y valoración de las pruebas conforme a las reglas de la sana crítica, atendiendo la naturaleza administrativa de la infracción cambiaria, la índole objetiva de la responsabilidad correspondiente y los objetivos perseguidos por el Régimen de Cambios.

Ver Artículo


Derecho de preferencia

La Superintendencia de Sociedades, en Concepto número 220-160102 de octubre de 2018, reiteró que cuando el derecho de preferencia opera, cualquier asociado que pretenda enajenar total o parcialmente sus partes alícuotas, debe ofrecerlas a sus beneficiarios, bien sean éstos la sociedad, los demás asociados o ambos, para que sean ellos en primer lugar quienes tengan la posibilidad de adquirirlas, de manera que sólo si éstos manifiestan expresa o tácitamente su desinterés por todas o algunas, puedan ser adquiridas por terceros.

Ver Artículo


Ver todas las publicaciones